jueves, mayo 21

El Perdón. Ejercicio

Si has decidido liberarte de la carga emocional del rencor, realiza el siguiente ejercicio de visualización.



Colócate sentado en una postura cómoda, con tus ojos cerrados, respira profundamente dos o tres veces para facilitar que tu cuerpo y mente se relajen.


Imagínate sentado en una de las butacas de un teatro, el telón se levanta y ves en el escenario la situación por la cual aún guardas rencor por la persona que ahora deseas perdonar. Date cuenta que eres un espectador. Analiza de manera neutral las razones de cada uno de los actores para actuar de la manera en que lo hicieron. Piensa cuáles son las intenciones positivas de cada actor en su actuación y entiende que de acuerdo a su postura cada uno de ellos tenía razón de actuar como lo hizo de acuerdo a sus propias creencias y recursos. Cuando entiendes esto ves ese momento desde una perspectiva diferente y tendrás mas recursos para perdonar.


Ahora piensa en los recursos que a cada uno de ellos le hubieran ayudado a actuar de una manera ecológica para todos. Hablar de recursos es hablar por ejemplo de amor, paciencia, comprensión, capacidad de comunicarse, tiempo, apertura, empatía, etc.


Una vez que has identificado estos recursos, recuerda cuando tú los has tenido y siente que ahora te encuentras en un estado tal que los vives.


Entrégales los recursos a los actores de la escena y percibe sus cambios una vez que toman y asimilan esta información.


Recrea la escena pero ahora con una actuación diferente de los actores, de acuerdo a los recursos que ya tienen.


Cuando hayas cambiado la escena, pon uno por uno a los actores al frente y deséales lo mejor, envíales amor y cuando estés lista di en voz alta:


“(Nombre de la persona) te perdono por no haber sido lo que yo hubiera querido que fueras, y te libero desde el fondo de mi corazón”.Al final esto también lo haces contigo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacer este ejercicio me hace llorar, pero no es un llanto liberador. me duele aùn.

Cris dijo...

Hola Anónimo:

Para liberarse del dolor de una experiencia en la que te has sentido lastimado de alguna manera, es importante:

1.- Querer soltarlo
2.- Reconocer que en algún nivel de nuestra existencia nosotros contribuimos a crear esa experiencia.

Cuando tenemos esas dos condiciones, dejamos de aferrarnos al dolor y a la condición de ver al otro como culpable y a nosotros como víctimas.

Respira profundo y si en verdad deseas sanar esa herida observa la escena como si fuera una película y descubre las intenciones positivas del actuar de todos los participantes en ella.

Cuando estés listo a personar busca una memoria en la que hayas perdonado de corazón y úsala para liberar esa experiencia que estás trabajando.

Si crees no poder hacerlo solo, te recomiendo la opción de Asesoría Psicológica para trabajarlo.

http://www.proactividad.com.mx/general2/asesoria.htm